El Porfiriato

Se llama el porfiriato al periodo comprendido entre los años 1876 y 1911, tiempo durante el cual Porfirio Díaz fue presidente de México. Este periodo largo de gobierno se interrumpió solo por cuatro años comprendidos de 1880 y hasta 1884 cuando ejerció la presidencia  Manuel González;  con nuevas elecciones presidenciales y ganando Porfirio Díaz las mismas, el  1 de diciembre 1884 regresaría al poder. Si bien es cierto que durante el largo mandato presidencial del general Díaz consecuencia de sus sucesivas reelecciones, México logro un importante desarrollo económico, el beneficio fue solo para unos cuantos, en su mayoría empresarios extranjeros  y familias acomodadas simpatizantes de las ideas políticas del gobierno de Díaz. La clase trabajadora a pesar del auge económico nunca vio una mejora en su calidad de vida, muy al contrario fueron explotados en los trabajos que realizaban en fábricas o haciendas y remunerados con sueldos  extremadamente bajos que no satisfacían ni siquiera las necesidades más esenciales para vivir. Los indígenas serian otro sector poblacional que durante el porfiriato vería afectados sus derechos siendo despojados de tierras comunales mediante decretos que beneficiaban el latifundismo, así los capitales nacionales y extranjeros se hicieron de grandes extensiones de tierra en las que irónicamente muchos indígenas trabajaban. El porfiriato fue un periodo de claroscuro o en palabras sencillas, desigualdades extremadamente marcadas entre las clases sociales vulnerables  y la clase acomodada.

Si bien ya se ha mencionado el lado negativo de este periodo en la historia mexicana es necesario igualmente mencionar los aspectos positivos de régimen porfirista en el desarrollo de México. Cuando Porfirio Díaz asumió su primer periodo presidencial, las finanzas del país estaban quebradas y fue durante su segundo mandato que México comenzó a despegar económicamente gracias a una seria de leyes que beneficiaban la entrada de inversión extranjera y la inversión de capital privado mexicano, otro aspecto que detono  el crecimiento económico fue el de la pacificación del país, hecho logrado mediante la persecución sin tregua de bandoleros, además de reprimir cualquier descontento social  mediante el uso de la fuerza, a este periodo de estabilidad social en México se le dio el nombre de paz porfiriana y permitió al país estabilidad política y progreso económico. Otro motor del crecimiento fue la ampliación de la red ferroviaria que comunico a poblaciones muy importantes por su producción minera y agropecuaria. Las principales naciones que invirtieron en México durante el gobierno de Porfirio Díaz fueron, Inglaterra, Francia y los Estados Unidos de américa. Todo este progreso se vio frenado por la recesión económica que afecto al mundo entre 1907 y 1908, provocando un aumento en el ya existente descontento social, la entrevista concedida a James Creelman periodista estadounidense, en la cual Porfirio Díaz veía con agrado una sucesión presidencial, aumento el deseo de terminar con el régimen porfirista, en los hechos Porfirio Díaz volvió a contender para el periodo de gobierno que abarcaba de 1910 a 1916, encarcelo a Francisco I Madero antes de las elecciones a efectuarse en junio de 1910; elecciones en las cuales se le declara triunfador, ante los hechos, una serie de sucesos como el escape de Madero de prisión y la posterior  proclamación por parte de este del plan de san Luis que desconocía a Porfirio Díaz como presidente de México, e incitaba a comenzar una revolución el 20 de noviembre de 1910, hacen que el 25 de mayo de 1911 Porfirio Díaz renuncie a la presidencia de México, terminando el porfiriato y comenzando una etapa de convulsión social y política conocida como Revolución mexicana