La República Restaurada: 1867 – 1876

Con la derrota del Segundo Imperio a manos de los republicanos mexicanos, inició una etapa en México conocida como La República Restaurada, que comienza del 15 de julio de 1867 con la entrada de Juárez y su gobierno a la ciudad de México, y llega a su fin con el triunfo de la Revolución de Tuxtepec, que dirigió Porfirio Díaz en 1876.

Dos periodos de gobierno se dieron durante esta importante etapa histórica de México, uno de ellos fue el de Benito Juárez García, quien gobernó de 1867 a 1872, y el otro el de Sebastián Lerdo de Tejada, quien gobernó de 1872 a 1876. Ambos gobiernos dedicaron su esfuerzo por tratar de restablecer la paz social y política del país, así como la reestructuración e impulso de la economía minada por las revoluciones internas e intervenciones extranjeras. La República Restaurada sería la batalla ganada a los conservadores, por los liberales mexicanos, que sostenían para el país un gobierno republicano.

De los gobiernos de Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada al restablecimiento de la república

El gobierno de Juárez se caracterizó por poner en marcha nuevamente los ideales liberales plasmados en la constitución de 1857, iniciando con la puesta en marcha de elecciones presidenciales, de las cuales resulta él el ganador frente a su contrincante Porfirio Díaz.

Su administración luchó contra el bandolerismo y los grupos de conservadores que aún anhelaban el poder, algo que intentó sofocar con la supresión de las garantías individuales en los lugares donde el orden constitucional se veía amenazado.

También impulsó la educación como pilar fundamental en la reconstrucción del país, estableciendo en la Ley Orgánica de Instrucción Pública que la educación debía de ser laica, gratuita y obligatoria.Igualmente decretó la creación de la Escuela Nacional Preparatoria.

En lo económico, el gobierno de Juárez comenzó a restructurar las finanzas públicas e intentar atraer la inversión extranjera al país. También puso en marcha la construcción del ferrocarril que uniría la ciudad de México con el puerto de Veracruz, obra que fue inaugurada el 1 enero de 1873, ya durante el mandato de Lerdo de Tejada.

benito juarez y sebastian lerdo de tejada
Al terminar su primer mandato presidencial, que representaba el restablecimiento de la república, Juárez buscó la reelección en 1871, logrando ser reelegido para el periodo de 1871 a 1875.

Las reacciones a esta reelección no se hicieron esperar, se dieron algunos levantamientos armadas, y Porfirio Díaz lanzó el Plan de la Noria, en contra de la reelección. Pero ninguno de estos brotes antireeleccionistas tuvo éxito y fueron reprimidos por el gobierno juarista.

Finalmente Benito Juárez García no completó su nuevo mandato presidencial al morir el 18 de julio de 1872 en la ciudad de México, víctima de una afección cardiaca.

Con la muerte de Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada asumió de forma interina la presidencia de la república, al ser este el presidente de la Suprema Corte de Justicia.

En octubre de 1872 nuevamente se llamó a elecciones presidenciales, contendieron en esta Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz, resultando ganador Lerdo de Tejada para gobernar de 1872 a 1876.

El gobierno de Sebastián Lerdo de Tejada continuó con la implementación de los ideales liberales iniciados durante el periodo presidencial de su antecesor. Como primer paso retomó la pacificación del país, otorgando amnistía a presos políticos y a quienes se levantaron contra el gobierno republicano, aun así, la pacificación del país estaba lejos, ya que enfrentó levantamientos agrarios y de carácter religioso.

El primero de ellos fue el levantamiento en armas de Manuel Lozada contra el despojo de tierras pertenecientes a indígenas de Nayarit, realizado bajo el cobijo de las leyes de reforma. Finalmente este conflicto fue sofocado por el gobierno.

El segundo conflicto se dio por la radicalización que Lerdo de Tejada dio a la separación de la Iglesia y el Estado. La expulsión de los Jesuitas y la prohibición de manifestaciones religiosas públicas hicieron que la jerarquía católica incitara a pedir la renuncia de Lerdo a la presidencia, pero al igual que la primera revuelta, también fue sofocada.

Es durante el régimen de Sebastián Lerdo de Tejada que las leyes de reforma fueron incorporadas a la constitución de 1857 y se reafirmó la separación Iglesia Estado.

La reestructuración económica del país dio un paso importante al iniciarse la construcción de una red telegráfica, y al reestructurarse la hacienda pública para lograr una mejor recaudación de impuestos, aun así, esto no significó para México una estabilidad económica.

La educación fue también un factor importante logrando la creación de la escuela mixta, preocupándose por la educación de las mujeres, así como que una mayor parte de la población tuviera conocimientos culturales sobre el país.

Sebastián Lerdo de Tejada al término de su mandato busca la reelección, pero su triunfo fue desconocido mediante el Plan de Tuxtepec, que finalmente logra que renuncie a la presidencia y abandone el país para exiliarse en Nueva York, Estados Unidos, donde moriría el 21 de abril de 1889.

Con el triunfo del Plan de Tuxtepec, liderado por Porfirio Díaz, el periodo de la restauración de la república llega a su fin, y se inician entonces los primeros años del porfiriato.


4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *