Francisco Villa y Emiliano Zapata en la Revolución

Francisco Villa y Emiliano Zapata fueron dos caudillos mexicanos que lucharon durante la Revolución Mexicana por las causas sociales. Ambos estuvieron desde el inicio del estallido de la conflagración y también estuvieron al final de la misma; y aún hoy día siguen presentes.

Son quizás estos dos personajes los más evocados por los mexicanos cuando se habla de la Revolución, esto tal vez porque Villa y Zapata representaban la voz del pueblo que clamaba por justicia social en la insurrección revolucionaria.

En esta entrada trataremos de abordar como es que Villa y Zapata se involucran en el conflicto político-social. Una breve semblanza de sus vidas y hechos más significativos realizados durante su participación revolucionaria. Esperamos que la presente información, aunque breve, sea de utilidad para que nazca en el lector el deseo de aprender más sobre estos personajes, así como de la historia de la Revolución Mexicana.

Emiliano Zapata

Emiliano Zapata nació en San Miguel Anenecuilco, Morelos, el 8 de agosto de 1879. Aunque en su juventud quedó huérfano de padre y madre, Emiliano Zapata no vivió en condiciones de miseria como lo haría la mayoría de campesinos del lugar donde vivía, esto gracias al pequeño capital heredado de sus padres a este y a su hermano Eufemio Zapata.

Desde su niñez, Zapata conoció las condiciones en las cuales los campesinos de la localidad vivían, el abuso de los hacendados hacia estos, y los despojos de tierras comunales que pasaban a manos de latifundistas; son de alguna manera, lo que forma su carácter de luchador social.

En Anenecuilco, hacia el año 1909, es donde su incursión revolucionaria inicia, al asumir la dirigencia de los campesinos que luchaban por el regreso y protección de sus tierras, afectadas por las leyes agrarias que desde la Reforma y el Porfiriato perjudicaban a las comunidades indígenas campesinas.

A partir de asumir el rol de dirigente, Zapata comenzó su lucha por la restitución de las tierras a quienes les pertenecían, por decretos que venían desde la época del Virreinato. Cuando Madero lanzó el Plan de San Luis, Emiliano Zapata se abraza a éste por la promesa de reforma agraria que incluía dicho plan, y pensando que también con la caída del gobierno de Díaz las demandas de los campesinos, a los cuales representaba, serían finalmente escuchadas.

Triunfante la Revolución, al menos en lo que respecta a quitar a Porfirio Díaz del poder, la reforma agraria prometida en el Plan de San Luis no se implementó durante el gobierno de Madero, muy al contrario, se les pedía a Zapata y a los campesinos que lideraba deponer las armas. En respuesta Emiliano Zapata lanza el Plan de Ayala, rompiendo con el gobierno mexicano e iniciando una lucha por la restitución de tierras a los campesinos e indígenas.

Si bien el movimiento campesino se focalizó principalmente en el estado de Morelos, éste, en sus ideales de reformas sociales, pronto se extendió por todo el país. El gobierno de Madero lo combatió, igualmente lo harían Huerta y Carranza. El Ejército Libertador del Sur, como se le conoce, no entabló grandes batallas durante la Revolución, pero aún así representaba para el gobierno una amenaza latente, “Tierra y Libertad” era el lema con el que hacían ver a los políticos que su lucha era por la justicia social.

El 10 de abril de 1919 Emiliano Zapata muere en la hacienda de la Chinameca, víctima de un elaborado plan para eliminarlo. Aún su figura y legado continúa hasta nuestros días.

villa y zapata

Francisco Villa

El centauro del norte, como también se le llamaba a Francisco Villa, cuyo verdadero nombre fue José Doroteo Arango Arámbula, nació en la localidad de la Coyotada, en el municipio de San Juan del Rio, localizado en el estado de Durango, el 5 de junio de 1878.

Villa, hasta antes del inicio de la Revolución, cuentan diversas biografías, se dedicaba al bandolerismo. Es en 1910 que se suma al llamado del Plan de San Luis, animado por el derrocamiento del Porfiriato y las promesas de bienestar social plasmadas en el mismo.

Francisco Villa participó en la toma de Ciudad Juárez, acontecimiento decisivo para la caída definitiva del gobierno porfirista. Al llegar Madero al poder, Francisco Villa dio su respaldo a éste, hasta su caída a manos de Victoriano Huerta, quien lideró contra Madero un golpe de estado mediante el cual Huerta se encumbra en el poder.

El combate de Villa con la llamada División del Norte, contra el gobierno Huertista, apoyando así al constitucionalismo liderado por Carranza, fue parte decisiva para el derrocamiento del también llamado chacal (Victoriano Huerta).

Carranza, una vez triunfó el constitucionalismo, negó a Villa y Zapata el reconocimiento en su lucha contra Huerta, ni apoyó la reforma agraria y social que Zapata y Villa exigían, esto resultó en que los dos caudillos anteriormente mencionados rompieran con Venustiano Carranza mediante el lanzamiento del Pacto de Xochimilco.

Combatieron al Carrancismo, aunque al final los dos fueron totalmente dominados, Zapata fue asesinado y Francisco Villa continuó hasta 1920 con una actitud guerrillera. Finalmente el 28 de julio de 1920 firma el llamado Pacto de Sabinas, donde afirmaba dejar las armas. Así mismo en el pacto se le prometía la entrega de una propiedad. Tres años después es asesinado, el 20 de julio de 1923, durante el gobierno de Obregón.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *