¿Quién fue Benito Juárez?

Benito Juárez fue presidente de México desde 1858 hasta 1872. Presidió uno de los períodos más complejos de la historia republicana mexicana. Su nombre de nacimiento fue Benito Pablo Juárez García, y nació el día 21 de marzo del año 1806, en San Pablo Guelatao, en el estado de Oaxaca. Fue hijo de Marcelino Juárez y de Brígida García, agricultores indígenas de la etnia zapoteca.

Huérfano a los tres años, Benito queda al cuidado de sus abuelos, que también mueren al poco tiempo. Desde niño tuvo que trabajar como pastor y peón, pero el deseo de estudiar le impulsa a abandonar su pueblo natal para irse a Oaxaca. Allí comienza un accidentado proceso de escolarización dificultado por la discriminación que sufría debido a su etnia, aunque recibe el apoyo del padre Antonio Salanueva. Ingresa al seminario con la intención de usarlo como escalón para luego estudiar leyes, obteniendo la licenciatura con gran mérito.

Juárez desempeñó cargos docentes, como abogado trabajó defendiendo los derechos de los indígenas, y al mismo tiempo comenzó a hacer carrera en la política. Fue electo en diversas ocasiones para cargos legislativos locales, además de trabajar como juez en diversas instancias.

Contrajo matrimonio con una joven llamada Margarita Maza, a pesar de ser ya padre de dos hijos.

Benito JuárezSiendo presidente Antonio López de Santa Anna, tuvo lugar la Intervención Estadounidense en México, conflicto bélico que concluyó con la pérdida del territorio de Texas. Durante ese tiempo, Juárez se desempeñó como Gobernador interino de Oaxaca. Tuvo fuertes diferencias con Santa Anna, lo que ocasionó que fuera exiliado a Cuba. De allí viajó a Nueva Orleans, desde donde regresaría algún tiempo después a México, donde contribuiría a derrocar a Santa Anna.

El nuevo presidente, Juan Nepomuceno Álvarez, decidió nombrarlo como Ministro de Justicia e Instrucción Pública. Durante el posterior gobierno de Ignacio Comonfort, ejerció como Gobernador de Oaxaca, para luego ser designado Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Ejerciendo este cargo tuvo papel principal en los eventos que desencadenaron la guerra de los Tres Años o guerra de Reforma, al negarse a desconocer la Constitución, y no apoyar un golpe de Estado de Comonfort contra sí mismo. Luego de la dimisión de Comonfort, asumió la Presidencia, pero tuvo que ejercerla de modo itinerante, ya que era perseguido por los golpistas que habían tomado la capital.

Juárez se sobrepuso a la guerra de los Tres Años, y asumió formalmente la presidencia, pero las conspiraciones no cesaban, y debió afrontar una segunda oleada que tuvo el apoyo de una invasión francesa tras la batalla de Puebla. Juárez debe volver a ejercer la presidencia desde otra ciudad, y en México se establece el Segundo Imperio Mexicano, regido por Maximiliano de Habsburgo.

Sin embargo, no pasa mucho para que Francia retire su apoyo al emperador, Juárez logre apoyo internacional, y comience a someter a los usurpadores. Los mexicanos recuperaron la República y Maximiliano fue depuesto y fusilado. Todo esto en medio de una conspiración de Santa Anna para perpetrar un golpe de Estado.

Juárez fue electo para otro mandato, que fue más de consolidación republicana y de solución de problemáticas políticas y sociales. Fue un presidente abiertamente laico y civil: consideraba que militares y religiosos contaban con demasiados privilegios. De hecho, una de las primeras leyes que contribuyó a formular se orientaba en ese sentido, y fue una de las causas de la guerra de los Tres Años.

Juárez se presentó para la reelección presidencial. Esto provocó fuertes protestas en las que se le acusaba de querer perpetuarse en el poder. Aunque resultó reelecto, se le acusó de fraude, y debió sofocar una revuelta encabezada por Porfirio Díaz.

Sin embargo, a su ya avanzada edad, los problemas de salud, en especial problemas cardíacos, se hicieron evidentes. El 18 de julio de 1872 fallece víctima de una angina de pecho.

A pesar de que ciertas decisiones de Juárez puedan ser objeto de controversia, es cierto que trabajó para lograr la secularización y la desmilitarización del gobierno. Siendo un hombre surgido de los estratos más pobres, también trabajó para la inclusión de estos sectores en la vida nacional. Obtuvo reconocimiento internacional al ser galardonado por el gobierno de Colombia con el título de “El Benemérito de las Américas”.

“Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, es la frase más conocida de Benito Juárez, y la misma fue pronunciada luego de vencer al Segundo Imperio Mexicano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *