El Grito de Dolores

El Grito de Dolores es el nombre con el que popularmente se conoce el más famoso llamamiento público para iniciar el movimiento independentista de México. El responsable del llamado fue el sacerdote Miguel Gregorio Hidalgo y Costilla, el 16 de septiembre de 1810.

Antecedentes
Los movimientos independentistas en América fueron en gran medida consecuencia de la Ilustración, y tuvieron su gran precedente en la Revolución Independentista de Estados Unidos en 1776. Para el siglo XIX las ideas de la Independencia habían hallado eco, con diferente intensidad, en varias de las colonias españolas en América. Y el Virreinato de Nueva España no fue la excepción.

Uno de los hechos que suscitó más reacciones en las colonias fue la decisión del rey Fernando VII de abdicar la corona en favor de Francia, donde el emperador Napoleón dejó a su hermano José. La situación puso sobre el tapete el asunto de cómo se debería ejercer la soberanía en las, hasta entonces, colonias españolas. La situación desencadenó en 1808 una crisis en Nueva España, que terminó con la deposición del Virrey José de Iturrigaray.

Para 1810 se había estado celebrando en Querétaro una serie de reuniones conspirativas, con el fin de iniciar una rebelión a nombre de Fernando VII. Dichas reuniones eran dirigidas por los militares Ignacio Allende y Juan Aldama, junto con el sacerdote Miguel Hidalgo, planificando para octubre la rebelión.

La conspiración, es sin embargo descubierta el 9 de septiembre, y comenzaron a ser apresados los involucrados. Un mensajero es enviado el 15 de septiembre para poner sobre aviso a los líderes Aldama en San Miguel, y luego a Allende e Hidalgo en el pueblo de Dolores, que deciden que no tiene caso retrasar más el alzamiento.

Desarrollo de los acontecimientos

Alrededor de los hechos concretos que llevaron al Grito de Dolores no hay datos precisos, sin embargo, la tradición y la historia coinciden en señalar que el cura Hidalgo hizo un llamado a la población de Dolores para comenzar a rebelarse. La tradición señala que Hidalgo logró reunir una multitud a la entrada de la iglesia, llamando a las personas al sonar de las campanas. Uno de los factores que pudo contribuir a que se reuniera una considerable cantidad de gente al llamado de las campanas, es el hecho de que el 16 de septiembre de 1810 fue domingo, día de misa. Es muy posible que las personas ya hayan estado listas para ir a la iglesia.

el grito de dolores

Sobre el Grito, era más exactamente una arenga para levantarse en armas. Fue una proclama verbal, en la que el cura Hidalgo exclamó vivas a Fernando VII, también a la Virgen de Guadalupe. Parte de lo que se dijo contenía una expresión de rechazo contra “el mal gobierno”. Es tradición para algunas personas considerar que la multitud respondió respaldando el grito en un tono similar. Algunas de las frases atribuidas por unos al cura Hidalgo son atribuidas por otros a la multitud.

Acontecimientos posteriores

El Grito de Dolores fue la principal manifestación pública de insurgencia, que derivaría en la primera oleada independentista en México, por ello ha sido declarado el 16 de septiembre como la fecha nacional de la Independencia de México. A pesar de contar con gran respaldo y numerosos combatientes, adolecían de una severa falta de preparación tanto en las tropas como en la dirección; y tras unas breves victorias, terminó siendo sofocada al año siguiente por el menos numeroso, pero mejor preparado, Ejército Realista. La batalla que selló esta primera etapa se dio en el Puente de Calderón.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *