El Popol Vuh

El Popol Vuh es un conjunto de narraciones que describen la cosmogonía y mitos de los pueblos mayas quiché. En este aspecto se asemeja a la Biblia. Sin embargo, no tenía para los mayas el mismo sentido que tiene la Biblia para los cristianos, por lo que resulta erróneo llamarlo “Biblia de los mayas” o “Libro sagrado de los mayas”.

Una tradición aproximada de los que significa Popol Vuh sería “Libro de la Asamblea” o “Libro del Consejo”, entendiéndose por Consejo o Asamblea a un conjunto de los ciudadanos más respetados, que se reúnen en Asamblea para deliberar sobre los asuntos que son de interés para el pueblo.

Historia

La versión del Popol Vuh que se conoce hoy día corresponde al trabajo de Fray Francisco Ximénez, sacerdote dominico español instalado en Guatemala, región donde aprendió los dialectos indígenas, y en la que escuchó sobre los mitos acerca del origen del mundo según las creencias mayas.

El fraile transcribió y organizó en un libro las tradiciones orales de estos pueblos, escrito a dos columnas: en una se hallaba el texto en idioma maya escrito con letras latinas, y en la otra columna la traducción castellana. El texto pasó luego por varias manos hasta que se publicó por primera vez en 1947. Hoy en día es bastante sencillo conseguir el texto, incluso un facsímil digital del manuscrito.

Se cree que el fraile Ximénez decidió hacer la recopilación de los mitos mayas y darles una estructura de cosmogonía, para que pareciera una suerte de “texto sagrado” de la cultura maya. Así podía señalar parecidos entre los relatos mayas y la tradición judeo-cristiana, y hacer más sencillo el proceso de conversión de los indígenas al cristianismo. Expertos en la lengua maya-quiché han puntualizado que la traducción castellana del texto del Popol Vuh no es literal, y que se salta muchos pasajes del texto original.

Contenido

Es necesario dejar claro que, a pesar de la creencia popular al respecto, los contenidos del Popol Vuh no representaban para los mayas un libro sagrado, o una Biblia. Para los cristianos, los contenidos bíblicos representan una manifestación de la Palabra de Dios. Esto no ocurre con el Popol Vuh. Es más una recopilación de mitos tal como las narraría alguien que los vio ocurrir.

La primera parte narra la creación del mundo, así como la creación y destrucción de los primeros hombres, los de barro y luego los de madera. También se narra cómo los gemelos Hunahpu e Ixbalanqué combaten y matan al malvado Vucub Caquix, falso dios Sol.

La segunda parte es una breve genealogía de Hunahpu e Ixbalanqué, narrando cómo son capaces de morir y de volver a la vida. Esto ocurre varias veces de diversas maneras.

La tercera parte narra la creación de los Hombres de Maíz. También se crean las primeras mujeres: cuatro hombres y cuatro mujeres. Cada pareja engendra una tribu, pero todas hablan el mismo idioma. En un giro parecido al relato bíblico de la Torre de Babel, las tribus mayas también confunden sus lenguas y son dispersadas.

La cuarta parte habla del nacimiento del Sol y de Venus, así como de los conflictos con otras tribus. Finalmente los primeros hombres mueren dejando sus tribus.

La quinta parte relata como se extendieron por la región las tribus Quiché. También relata cómo su poder e influencia quedó consolidado, y cómo dominaron a las demás tribus de la región.

La sexta parte relata la fundación de Gumarcah, una de las grandes ciudades de los mayas. También se continúa la relación de cómo los mayas conquistaron los pueblos vecinos, obligándoles a pagar tributo.

Un detalle interesante es el cambio moderno en la manera de escribir diversos nombres. Un ejemplo lo representan los héroes gemelos, Hunahpu e Ixbalanqué. Una transliteración moderna prefiere escribir Junajpu e Xb’alamke. Esto es un modo de tratar una pronunciación más parecida a la original.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *