¿Quién fue Victoriano Huerta?

Biografía corta de Victoriano Huerta

¿Quién fue Victoriano Huerta? Victoriano Huerta fue un político e ingeniero militar, que llegó a ejercer la presidencia de México luego de la Decena Trágica. Su nombre completo era José Victoriano Huerta Márquez, nacido en una ranchería de Colotlán, estado de Jalisco, el 23 de marzo de 1845. De ascendencia indígena, sus padres fueron Jesús Huerta y María Lázara del Refugio Márquez.

Victoriano Huerta recibió su educación inicial en la escuela municipal de Colotlán, donde aprendió nociones escolares básicas, como leer y escribir. Esto ayudó a que el general Donato Guerra lo tomara como asistente. Su desempeño en esta actividad le valió una beca en el Colegio Militar de México. Allí fue de los cadetes más destacados.

Mas tarde se desempeñó dentro del Cuerpo de Ingenieros en el área de topografía, a medida que ascendía en el escalafón militar.

El ascenso de Huerta se produjo esencialmente en los años del Porfiriato. A pesar de su ascendencia indígena, entre sus actividades regulares combatía los alzamientos indígenas que con frecuencia ocurrían en diferentes regiones del país. Durante esos años trabó amistad con el general Bernardo Reyes.

Recibió múltiples reconocimientos hasta alcanzar el grado de general de brigada. Hacia 1907 retomó su actividad como ingeniero, luego de solicitar licencia, dedicándose a una vida apacible, en la que incluso llegó a impartir clases de matemáticas. Sin embargo, regresó al ejército al estallar la crisis causada por el arresto de Francisco Madero y el inicio de la Revolución Mexicana. Este conflicto llevó a la dimisión y exilio de Porfirio Díaz.

Huerta deja el ejército al terminar el Porfiriato, debido a la persecución que llevó a cabo contra Emiliano Zapata. Sin embargo, debido a que Zapata se rebeló contra Francisco Madero, éste decidió llamar a Huerta de nuevo a filas, con el fin de someterle. Pero Madero tenía otros enemigos: en 1911, Félix Díaz y Bernardo Reyes se habían alzado sin éxito, tras lo que fueron encarcelados. Reyes y Díaz contactaron a Huerta para que se les uniera, pero éste último no les acompañó.

Pero en febrero de 1913, Huerta participaría en las acciones por las que ha sido recordado históricamente, el día 9, un alzamiento militar logra liberar a Díaz y a Reyes. Se inicia el golpe de estado conocido como Decena Trágica. Durante este alzamiento, Reyes muere. Huerta se suma al golpe, pero oculta sus intenciones al presidente Madero, a pesar de que su hermano Gustavo descubrió las intenciones de Huerta, no pudo convencer al presidente, que le ratificó su confianza.

Huerta participó junto con Félix Díaz y Henry Lane Wilson, embajador estadounidense, en una conspiración que se conoció como Pacto de la Ciudadela. La idea fue deponer a Madero, y que Huerta asumiera la presidencia para luego elegir a Díaz. Pero el accionar de Huerta fue más siniestro: luego de convencer a Madero de renunciar con la promesa de exiliarlo a Cuba, dispuso su salida de palacio, tras lo cual sería asesinado. Además de esto, no preparó la transición para Félix Díaz, sino que asumió la presidencia para sí mismo.

Victoriano Huerta fue casi de inmediato desconocido por diversos sectores, liderados por el gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza. Éste formó el Ejército Constitucionalista, que junto a los hombres de Emiliano Zapata y Pancho Villa, asumieron una nueva etapa, más cruenta, de la Revolución Mexicana. Para 1914, Huerta fue obligado a dimitir.

Victoriano Huerta tuvo que exiliarse, pero aprovechó la Primera Guerra Mundial para buscar financiamiento alemán para tratar de regresar al poder, con la promesa de abrir un frente de guerra contra Estados Unidos. Su intención fue descubierta por los estadounidenses por lo que fue apresado. Huerta había desarrollado problemas severos de salud, se cree que debidos al abuso de bebidas alcohólicas. Esta condición permitió, tras el pago de una fianza que se le conmutara la prisión por arresto domiciliario. No obstante, violó el arresto al intentar regresar a México, por lo que regresó a prisión.

Victoriano Huerta fallece en el hospital de la prisión militar de Fort Bliss, Texas, el 13 de enero de 1916. Se reporta como causa de muerte una cirrosis hepática, aunque algunas personas acusaron al gobierno de los Estados Unidos de haberlo envenenado. Sus restos se encuentran en el cementerio Evergreen, en la ciudad de El Paso, Texas.

Se considera a Victoriano Huerta como el ejemplo más lamentable de un oficial de trayectoria, seducido por el afán de poder, lo que le lleva a cometer los actos de traición más ruines. El golpe de Huerta desencadenó una espiral de violencia que sólo se pudo apaciguar siete años después, y de manera incompleta.