La anexión y separación de Coahuila y Nuevo León

La anexión y separación de Coahuila y Nuevo León es como se conoce al período durante el cual los estados mexicanos de Coahuila y Nuevo León se constituyeron en un único estado, en 1858, hasta su posterior disolución en 1864.

Antecedentes

En 1839, hubo un levantamiento separatista liderado por el general Antonio Canales Castillo, al cual se unió el gobernador de Nuevo León. El intento se llamó República del Río Grande, e incorporaba, además de Nuevo León, los territorios de Coahuila, Tamaulipas y parte de Texas.

Esta república, cuya existencia fue combatida y nunca reconocida por el gobierno central mexicano, duró desde enero hasta noviembre de 1840, tiempo caracterizado por constantes batallas que concluyeron con la rendición de Canales en noviembre de ese año.

Vidaurri combatió en la Revolución de Ayutla, que derrocó en 1855 a Santa Anna, y durante la cual se declaró Gobernador de Nuevo León, y proclamó el Plan de Monterrey, donde se prefiguraba una intención separatista, que se conoció como la República de la Sierra Madre. En octubre de 1855 se presentó como candidato a la presidencia provisional de México, la cual no obtuvo. Sin embargo, dado su desempeño contra la dictadura de Santa Anna, logró promover con éxito su idea anexionista.

Desarrollo de los acontecimientos

El decreto de anexión de Coahuila es promulgado por Vidaurri el 19 de febrero de 1856, lo cual no contó con la aprobación del gobierno de Ignacio Comonfort. Esto provocó un conflicto que se saldó convocando a un plebiscito, en el cual se preguntaba a la población si estaba de acuerdo con la anexión de Coahuila. El resultado del plebiscito refrendó la anexión, y es así como en la Constitución de 1857 se hace oficial la creación del Estado de Nuevo León y Coahuila.

El estado fue brevemente desconocido durante el período en el que los conservadores desconocieron la Constitución federal de 1857, y proclamaron el Plan de Tacubaya, al que se adhirió Comonfort, para luego ser separado de la presidencia en favor de Félix Zuloaga. Benito Juárez asumió interinamente un gobierno liberal paralelo; Nuevo León y Coahuila se mantuvo al lado de Benito Juárez.

El estado recuperó su reconocimiento cuando los liberales ganaron la Guerra de Reforma, en 1860, pero volvió a quedar interrumpido en 1861 cuando se produce la Segunda Intervención Francesa en México, y se instaura el Segundo Imperio Mexicano, que envía de nuevo a Juárez a un gobierno itinerante.

En 1863, Vidaurri obtiene la reelección en Nuevo León y Coahuila, pero da la espalda a Juárez cuando este le pide ayuda. De modo que es perseguido y derrotado por las tropas republicanas; aunque posteriormente el estado cae en poder del Segundo Imperio.

Por fin, con el triunfo final de Juárez y el fin de la intervención francesa, el estado de Nuevo León y Coahuila es disuelto en 1864 por un decreto del gobierno de Juárez, y los estados que lo conformaban vuelven a ser entidades independientes.

Acontecimientos posteriores

Luego de la disolución del estado de Nuevo León y Coahuila, Vidaurri intentó esconderse escapando hacia Ciudad de México, pero fue finalmente aprehendido por las tropas del gobierno central. Posteriormente fue fusilado.

La anexión de Coahila y Nuevo León se enmarca dentro de una época de conflictos de índole separatista que llevaron previamente a la anexión de los territorios del norte a los Estados Unidos, como Texas y California. Se puede entender como un proyecto más bien tardío de establecer otra República del Río Grande.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *