¿Quién fue Venustiano Carranza?

Biografía corta de Venustiano Carranza

¿Quién fue Venustiano Carranza? Venustiano Carranza fue un político mexicano que dirigió al Ejército Constitucionalista durante la etapa más intensa de la Revolución Mexicana. Fue presidente de México, y propulsor de la actual constitución del país. Nació en la ciudad de Cuatro Ciénagas, en el estado de Coahuila (hoy Cuatrociénagas de Carranza) el 29 de diciembre de 1859. Fue hijo de Jesús Carranza Neira y María de Jesús de la Garza y Garza. Su padre fue un militar que luchó a las órdenes de Benito Juárez, y tuvo actuación destacada durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Venustiano fue uno de los quince hijos del general Jesús Carranza, prestigioso militar mexicano y nieto de uno de los fundadores de Cuatro Ciénagas, por lo que su familia gozaba de una posición privilegiada. Fue educado en los valores republicanos que su padre defendió junto a Benito Juárez, y además de eso, cursó estudios de leyes. Esto le dio las herramientas para participar de manera muy activa en la política de su ciudad. En términos de la política nacional, su participación comenzó para la época en la que Porfirio Díaz enfrentaba los conflictos que determinaron su salida. Si bien al principio simpatizó con Bernardo Reyes, Carranza decidió posteriormente apoyar a Francisco Madero. Durante los años del maderismo fue gobernador de Coahuila.

En 1913, sin embargo, sobrevino la Decena Trágica, el golpe de estado que culminó con el asesinato de Madero y el ascenso a la presidencia de Victoriano Huerta. Carranza fue de los primeros en desconocer a Huerta, proclamando el Plan de Guadalupe, y formando el Ejército Constitucionalista. En esta lucha contó con el apoyo de dos conocidos líderes campesinos: Emiliano Zapata y Pancho Villa. El régimen de Huerta no pudo soportar la presión ejercida por estos frentes, y tuvo que dimitir, para partir al exilio. Carranza asumió el liderazgo de la nación, si bien no había sido electo presidente.

Sin embargo, luego de esta victoria, Villa y Zapata consideraron que Carranza no estaba cumpliendo con las reivindicaciones prometidas a los campesinos. En particular Zapata era quien estaba más comprometido con este asunto. Se rebelaron contra Carranza e iniciaron una nueva etapa de la Revolución Mexicana. Hubo un intento de conciliación en 1914, en la llamada Convención de Aguascalientes, que no cumplió con ese cometido, y más bien fue el punto de ruptura entre Carranza y los agraristas.

Si bien Carranza había liderado el Ejército Constitucionalista, estaba claro que era un civil, de modo que nombró al general Álvaro Obregón como jefe del ejército. Tuvo que salir de Ciudad de México y despachar desde Veracruz. Villa y Zapata habían tomado la Ciudad de México, pero pronto las acciones de Obregón lograron neutralizarlos hacia finales de 1915.

Retomada la Ciudad de México, Carranza se concentró en la necesidad de reformular la Constitución de 1857, para lo cual convocó a un Congreso Constituyente, que ocupó todo el año de 1916 en la redacción del nuevo texto constitucional. El resultado se obtuvo en 1917: la Constitución Política de México.

También en 1917, Carranza logra ser electo presidente, al amparo de la Constitución que había promovido. A pesar de haber logrado un buen grado de pacificación en el país, las reivindicaciones agrarias exigidas por Villa, y en especial por Zapata, quedaron desatendidas. Por otra parte, el asesinato de Zapata en 1919 redujo la moral de su movimiento, que quedó muy mermado.

Para 1920, se pensaba que Carranza respaldaría a Álvaro Obregón, que había liderado su ejército y había sido factor clave en el triunfo constitucionalista. Pero el presidente decidió apoyar a Ignacio Bonillas, lo que indicaba un claro divorcio entre los antiguos aliados.

El desacuerdo de Obregón se manifestó al proclamar el Plan de Agua Prieta, aliado con Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta. Ante la rebelión que se produjo, Carranza decidió trasladar la sede del gobierno a Veracruz. Sin embargo, la ruta había sido obstruida por los rebeldes, y en el rodeo que tuvo que efectuar a través del estado de Puebla, Carranza realizó una escala en Tlaxcalantongo. Allí fue emboscado y asesinado por tropas del general Rodolfo Herrero, la noche del 21 de mayo de 1920.

El legado más notable de Venustiano Carranza se halla en el texto constitucional, vigente hasta el presente, sin cambios significativos, y la pretensión de convertir a México en un estado eminentemente civil. El país habría de pasar algunos años adicionales para lograr esta aspiración.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *